Ansiedad

Según la OMS, entre 1990 y 2013 se ha producido un aumento considerable de personas que sufren depresión o ansiedad, cerca de 50%.

Alrededor de un 10% de la población mundial está afectada, y los trastornos mentales representan un 30% de la carga mundial de enfermedad no mortal. La OMS estima que durante las emergencias 1 de cada 5 personas se ve afectada por la depresión y la ansiedad.

En este artículo hablaremos de un fenómeno que experimentamos todas las personas. La ansiedad.

¿Que entendemos por ansiedad adaptativa?

La ansiedad siempre ha estado presente en la vida del ser humano, es una respuesta que ha ayudado al hombre a adaptarse a su medio. ¿Qué ocurriría si cuando cruzamos una calle no vemos los coches como un peligro?, ¿qué ocurriría si la sangre del ser humano fuera transparente? Estas preguntas son fáciles de resolver. Cuando nos enfrentamos a un peligro como ocurría en el principio de los tiempos (por ejemplo cuando los hombres sufrían ataques de animales) el sistema nervioso desataba una serie de reacciones fisiológicas (taquicardia, tensión muscular, hiperventilación, etc) que nos capacitaban para una respuesta automática , atacar o huir.

Así, tomando los ejemplos anteriores, el coche acercándose hacia nosotros se percibe, se evalúa como una amenaza para nuestra integridad física. Se activa la respuesta cognitiva. Esta evaluación moviliza al cuerpo, activa su respiración, el corazón late más deprisa, los músculos se preparan para el ejercicio, se dilatan las pupilas para ver mejor lo que sucede, etc. Se activa la respuesta fisiológica para inducir un movimiento, el salir corriendo para huir de ese peligro (respuesta automática) y ponernos a salvo.

La ansiedad es la respuesta del organismo a una amenaza y debe de quedar claro que sin la ansiedad no hubiera sobrevivido el ser humano.

¿Que entendemos por ansiedad desadaptativa?

Ya entendemos el valor adaptativo que tiene la ansiedad en nosotros, pero, ¿cuándo empieza a ser un problema? Cuando respondemos con un nivel de ansiedad alto en circunstancias en las que el resto de las personas no parece tener problemas, e interfiere significativamente en su propio cuerpo generando malestar en las actividades de la vida cotidiana, en sus actividades familiares, sociales, laborales o intelectuales.

Se llega a un nivel de intensidad tan alto porque la información que recibimos de nuestro entorno a través de nuestros sentidos es procesada en nuestro cerebro de forma errónea. Por ejemplo, si vamos a subir al metro y procesamos esa circunstancia de forma errónea nuestro cerebro entenderá que nos encontramos ante un “medio de transporte mortal” y desencadenará todos los mecanismos de respuesta ante un “peligroso medio de transporte”. Nuestro cerebro realiza asociaciones, y si evitamos algo lo considerará peligroso y nos hará sentir muy mal la próxima vez.

También ocurre con los tratamientos en Reproducción Asistida… El problema se presenta cuando estos episodios tienen lugar de forma recurrente y están asociados a un trastorno de ansiedad. En esos casos, la psicoterapia es necesaria para encontrar el origen y abordarlo con ayuda profesional, como la que ofrece el departamento de Psicología del Instituto para el Estudio de la Esterilidad.

Certificados de Calidad

Leave a Reply