Al contrario que los hombres, las mujeres nacemos con todos los óvulos con los que vamos a contar a lo largo de nuestra vida, pero cuando llegamos a la edad de nuestra primera menstruación, hemos perdido más de la mitad de ellos. Desde entonces, cada mes uno o más óvulos son expulsados en cada ciclo mediante la ovulación. Gracias a este proceso, cuando llegamos al momento idóneo, tenemos la capacidad de quedarnos embarazadas. (En algunas mujeres esto resulta más complejo debido a problemas o enfermedades en el útero.)

¿Qué es?

La ovulación es el proceso en el que el óvulo maduro abandona el ovario (liberamos, aproximadamente, uno cada mes) y viaja hasta las trompas de Falopio listo para ser fecundado.

¿Cuándo ocurre?

Esto es diferente en cada mujer. Depende mucho de la duración del ciclo. Es común que en un ciclo de 28 días, la ovulación tenga lugar alrededor del día 14. Los dos días previos a éste suelen ser los de máxima fertilidad.

¿Qué ocurre durante todo este proceso?

  1. Cuando el nivel de estrógeno (una hormona producida por el ovario) en el cuerpo baja, el hipotálamo en el cerebro alerta a su vecina, la glándula pituitaria o hipófisis.
  2. Ésta glándula envía hormonas folículo-estimulantes (FSH) al ovario para que madure. Cada folículo ovárico contiene un óvulo. Los folículos maduros y los ovarios crean el estrógeno.
  3. Cuando alcanza cierto nivel durante varios días, la glándula pituitaria envía hormonas luteinizantes (LH) para abrir el folículo maduro.
  4. Aproximadamente un día después, el folículo libera el óvulo en la trompa de Falopio. El folículo vacío crea desde ese momento otra hormona que se llama progesterona. Esta ayuda al útero a prepararse para ser receptivo para la implantación del embrión.
  5. Si el embarazo no ocurre, el folículo deja de producir progesterona. El revestimiento engrosado (endometrio) es expulsado del útero como un periodo menstrual.

Si tienes dudas contacta con nosotros o pide cita online.

Certificados de Calidad

Leave a Reply